Municipios

Leonardo: un pequeño maestro del yoyo que vive en Coatzacoalcos

Leonardo: un pequeño maestro del yoyo que vive en Coatzacoalcos
Por Fluvio Cesar Martínez | Martes, Febrero 1, 2022 |
Originario de Coatzacoalcos, el pequeño de nueve años sueña con ganar competencias nacionales con su juguete preferido

Coatzacoalcos, Ver. – Sus pequeñas manos se mueven de forma coordinada para realizar trucos como el perrito, el columpio, la vuelta al mundo y otros más complicados con su yo-yo. Leonardo, de nueve años, prefiere pasar su tiempo practicando malabares que con un celular o tableta.

Verlo jugar y al mismo tiempo disfrutar las figuras que realiza, deja sorprendidos a muchos; lo hace con una facilidad que demuestran su talento poco común.

El niño originario de Coatzacoalcos fue llevado a la Ciudad de México donde conoció a personas y maestros que se dedican a ofrecer espectáculos de yo-yo, lo que motivó a pedir uno a su padre quien no dudo en comprárselo.

“Empecé con un yo-yo simple porque solo sabía subir y bajarlo, pero luego descubrí que se pueden hacer muchos trucos y le pedí a mi papá un yo-yo Duncan, ahí comencé a practicar y vi que no se me complicaba”, cuenta el menor.
Williams, niño genio que sufrió bullying en Veracruz
Más del tema...
Williams, niño genio que sufrió bullying en Veracruz

Su ídolo es Bety Gallegos, a quien se considera en el país como experta del yo-yo y a quien admira y replica sus figuras de alto nivel como lo es el ADN y trapecio. Su voz aguda y su sonrisa se combinan con su astucia y dedicación para dominar la cuerda y el plástico redondo.

Prefiere el yo-yo que un videojuego

Leonardo, junto con su familia, acudió al Parque Independencia de Coatzacoalcos, donde aprovechó para mostrar sus habilidades con el yo-yo, que, entre otras cosas requieren de una gran destreza.

Mientras desenreda la cuerda de su juguete, cuenta que dedica más de tres horas a la práctica con su juguete, lo que le ha valido para mejorar sus figuras.

Sueña con ser un competidor como Bety Gallegos, -"aunque ella es mucho mejor que yo"-, pero no se da por vencido hasta que logre perfeccionarse.

“Me gusta mucho el yo-yo, a mis hermanos también, pero creo que a ellos se les complica más hacer los trucos”, cuenta sonriente.

Su madre, la señora Silvia Mejía, dice que lleva pocos meses practicando, pero al ver su talento buscaron a un maestro que le enseñara más.

“Estamos en la Ciudad de México y él ahí práctica, la verdad me siento muy orgullosa porque sí le gusta la televisión y el celular, pero le gusta más el yo-yo; por eso debemos alimentar su interés por este talento”, menciona la madre emocionada.

Cuando sea mayor entrare a competencias

De cuerpo menudito y tez blanca, el pequeño Leo no repara en explicar cada truco que hace, su forma de expresar transmite su emoción y pasión.

Leo también baila y combina ambos talentos en su hogar; entre sus experiencias agradables cuenta que un día se puso a practicar frente a un negocio de tacos que tiene su abuelo, donde la gente comenzó a darle dinero al ver su talento.

“Ese día me junté como doscientos pesos, yo no pensaba que me iban a dar dinero, fui porque mi mamá nos llevó y me puse a practicar y me sorprendí cuando veía que me dejaban dinero”, señala apenado.

El niño sueña con participar en competencias y enfrentarse a grandes maestros del yo-yo, aunque dice que lo hará cuando sea mayor pues reconoce que aún tiene mucho que aprender.

“Sí voy a competir algún día, porque sé que puedo, solo que me dicen que tengo que saber más figuras y cuando sea grande pues lo lograre”, afirma muy seguro.

Leonardo, invita a los niños a no olvidarse de juguetes como el yo-yo, los trompos o baleros, que asegura divierten más que un video de celular.

También puedes leer contenido acerca de...

Visitas: 292