Xalapa

Leonardo y Oscar: pareja xalapeña pionera en la adopción de menores

Leonardo y Oscar: pareja xalapeña pionera en la adopción de menores
Por Isabel Ortega | Lunes, Junio 20, 2022 |
La pareja fue precursora al celebrar una ceremonia de unión y lograron visibilizar la necesidad de modificar la ley

Xalapa, Ver.- Leonardo y Oscar fueron la primera pareja que se “unió” de manera simbólica en matrimonio en Xalapa; ocurrió en 2006, cuando organizaron una ceremonia con amigos y familiares para formalizar su unión. Hoy, son orgullosos padres de un menor de 9 años que asegura “que mejor dos papás que uno solo”.

La pareja ha sido precursora en la entidad, no solo por realizar una ceremonia que permitió a Xalapa, ciudad considerada conservadora, "salir del clóset"; también lograron visibilizar la necesidad de generar modificaciones a la ley para darles certeza jurídica a las parejas de gays, homosexuales, lesbianas, transgénero, entre otras.

Eso finalmente se logró el pasado 16 de junio, cuando se publicó en la Gaceta Oficial del Estado la nueva definición de matrimonio en Veracruz que se reconoce como la unión de dos personas a través de un contrato civil que, en ejercicio de su voluntad, deciden compartir un proyecto de vida conjunto, a partir de una relación afectiva con ánimo de permanencia, cooperación y apoyo mutuo y sin impedimento legal alguno.

Veracruz se consolidó en la entidad 22 en adecuar la ley en favor del matrimonio igualitario. Ahora, el siguiente paso que han planteado activistas, es buscar cambios legales que permitan la adopción a parejas del mismo sexo.

Juan y Rafael, primer matrimonio igualitario en Xalapa tras reforma
Más del tema...
Juan y Rafael, primer matrimonio igualitario en Xalapa tras reforma

Leonardo Ruiz Moreno, plantea que en su caso el proceso de adopción fue sencillo, pues hicieron un acuerdo con su hermana que les prestó su vientre para la gestación de su hijo. Hoy el menor es el principal promotor de la inclusión y el respeto a dónde quiera que va.

Su historia de amor

Leonardo y Oscar celebraron su unión simbólica el 30 de septiembre del 2006. En un salón social del Fraccionamiento Pomona acudieron familiares y amigos a ser testigos de la ceremonia que los llevará a cumplir 16 años juntos.

¡Histórico! Aprueban matrimonio igualitario en Veracruz
Más del tema...
¡Histórico! Aprueban matrimonio igualitario en Veracruz

En lugar de un juez, una activista de la agrupación Xochiquétzal Centro de Estudios Sociales oficializó la ceremonia en la que expresaron su amor y formalizaron el compromiso de formar una familia homoparental.

En esa ocasión la pareja fue muy reservada, no permitieron a medios de comunicación participar de la unión, a diferencia de las parejas que la semana pasada se casaron en San Andrés, Córdoba y Xalapa y celebraron sus uniones con transmisiones en redes sociales, exigiendo respeto para la población de la diversidad sexual.

La boda de Leonardo y Óscar se realizó en medio de la efervescencia católica en Xalapa, pues unos días después se dio la canonización de Rafael Guízar y Valencia en Roma, primer obispo mexicano e hispanoamericano canonizado por la Iglesia Católica.

Leonardo cuenta que en 2006 existía temor de las parejas de hacer pública su unión, sin embargo, ellos se atrevieron a formalizar su relación ante la sociedad, y ya para el 2013, viajaron a la Ciudad de México -primer Estado en legalizar las uniones de parejas del mismo sexo- para conseguir su acta civil.

imagen placeholder

“Nos casamos con mucho temor porque todavía existían muchos tabúes, discriminación y amenazas, sin embargo, se visibilizó una necesidad y la comunidad se organizó para salir a marchar, salieron las exigencias (…) fuimos precursores de la lucha y se motivó a muchas otras parejas (a unirse)”.

Deciden adoptar un menor de edad

Después de convivir seis años como pareja, Leonardo y Oscar decidieron dar el siguiente paso: tener un hijo. Para poder consolidar su proyecto de vida pidieron apoyo a la hermana de Leonardo quien prestó su vientre para gestar a su hijo a través de una inseminación artificial, “nosotros sí lo planeamos”.

Aunque en teoría eran familiares, concretaron el proceso de adopción ante el Registro Civil en donde el matrimonio Castillo Ruiz aparece como los tutores de su hijo. El menor ya tiene nueve años.

“Ha sido un crecimiento natural, donde las instituciones educativas ya están preparadas en donde nos reciben y nos cobijan como al resto. Nació aquí en la capital del estado, se bautizó sin ningún problema; nuestro hijo crece de manera relajada y libre, con una formación de respeto, igualdad e inclusión”.

imagen placeholder

El amor que le ha rodeado y la inclusión con la que convive día a día lo llevó a aprender lenguaje de señas para comunicarse con personas sordomudas.

Leonardo está orgulloso de que su hijo forma parte de una generación que entienden y ven con naturalidad parejas del mismo sexo y familias homoparentales, es decir, con papás del mismo sexo.

El también activista e integrante de la Agrupación Orgullo Xalapa plantea que los adultos deberíamos reeducarnos y ver con normalidad que dos mujeres o hombres pueden estar casados, “nuestros hijos llegaron a enseñarnos otra perspectiva de lo que es la vida”.

“Se hizo una adopción, mi pareja es el papá genético, pero se llegó a un acuerdo. En Veracruz no hay candados para prohibir la adopción de parejas del mismo sexo, hay muchas lagunas en la ley, porque no te preguntan si eres gay o lesbiana, pero sí, es un proceso largo”.

Se calcula que en la última década no más de 10 familias homoparentales lograron la adopción de un menor, por lo que pidió a las instituciones incentivar a que se les dé cobijo y atención a los niños.

Confía que conocen a más parejas, especialmente de mujeres, que tienen hijos, sin embargo, son reservados o se mantienen en el ámbito privado, “por seguridad, porque el tema de discriminación no es algo que se haya erradicado”.

Los retos de la paternidad

Leonardo comenta que la parte más difícil de ser padres fue conocer las necesidades del bebé, especialmente al momento de alimentar, a pesar de que hay fórmulas lácteas; además, cuando se enferman.

“El proceso de crecimiento al tener un bebé es igual (a una familia heterosexual) no cambia. De la mano de su madre, que siempre ha estado con el pequeño, porque nos apoyamos mutuamente, se ha desarrollado”, comparte en entrevista.

El activista cuenta que su hijo creció en la comunidad, que a él lo vio crecer, que conocen de su lucha por la comunidad y que lo respetan, por lo que ha sido fácil para el menor adaptarse a la vida social y escolar.

“Aquí no hay ese tabú; muchas escuelas ya tienen pedagogo, psicólogo que apoya en la educación. Aunque sí hay padres que se siguen espantando porque no tienen educación e información”.

Fue a los tres años cuando el menor de edad preguntó por qué tenía dos papás y no solo uno como el resto de los menores. Después de que se le explicó qué era lo que pasaba, le confió a Leonardo: que mejor dos papás que uno solo.

Al pequeño, dice el entrevistado, se le ha explicado que existen muchas formas de amar, que es libre de decidir y que debe prevalecer el respeto por el resto de las personas.

fp

También puedes leer contenido acerca de...

Visitas: 415