Sociedad

Esquites de camarón: la sensación en redes para jarochos del puerto

Esquites de camarón: la sensación en redes para jarochos del puerto
Por Inés Tabal G. | Sábado, Julio 16, 2022 |
En redes sociales se han hecho populares por la creatividad de ofrecer sus esquites de camarón

Una receta de esquite con camarón que hace seis años Ángel e Iliana vieron en la televisión, se convirtió en un negocio que mantienen en pie pese a la pandemia de la covid y que gracias a Facebook lograron posicionar como una referencia para los habitantes de la zona norte del puerto de Veracruz.

Los Esquites de Camarón, ubicados en la calle Camarón esquina Tortuga en el fraccionamiento Geo Los Pinos 2, llamaron la atención de sus clientes que hicieron ruido en las redes sociales gracias a sus singulares promociones.

“Por mi anterior trabajo estaba metido mucho en las redes sociales, entonces veía las palabras que impactaban, los diseños, las tendencias. Entonces desde que abrimos el negocio hemos tratado de aplicar todo eso en nuestra página”, comentó Ángel Tenorio.

Él era locutor de una conocida estación de radio de la ciudad, sin embargo, decidió dejar su trabajo para dedicarse al negocio familiar.

Baluarte de Santiago: último vestigio de Veracruz amurallado y abandonado
Más del tema...
Baluarte de Santiago: último vestigio de Veracruz amurallado y abandonado

Sus conocimientos adquiridos en las redes sociales y tendencias le permitieron crear promociones y memes que de inmediato el público hizo virales.

La más reciente fue la promoción que lanzaron por el Día del Padre, donde a cambio de enseñar la demanda de pensión alimenticia o el recibo de nómina con el descuento, los padres recibían un esquite gratis.

Esta publicación alcanzó más de 900 compartidas y reacciones de usuarios de Facebook quienes etiquetaron a sus amigos y familiares.

Raquel, de bailar para Pérez Prado a vender picadas en el puerto
Más del tema...
Raquel, de bailar para Pérez Prado a vender picadas en el puerto
“Siempre ocupamos las palabras o tendencias que están en las redes sociales, en el Día de las Madres y del Niño regalamos también esquites, el 14 de febrero también pusimos que si traías la foto de tu ex y la rompías frente a nosotros te regalábamos un esquite, esa tuvo más de mil compartidas y es lo que ha impactado”, añadió Ángel.

Además de utilizar estas estrategias de marketing digital que les permitió sobrevivir a la pandemia de la covid, también crearon productos novedosos, como el esquite de langosta, un snack poco vendido en la ciudad y que pese a su costo fue muy bien recibido y solicitado por sus clientes.

En cuatro ocasiones realizaron esta promoción, los precios rondaban los 300 hasta 400 pesos.

Actualmente su página de Facebook cuenta con 16 mil 654 seguidores y cada día más personas llegan a su local a pedir sus esquites, los hay de diferentes tamaños y precios desde 30 pesos el más chico hasta 165.

“No buscábamos ganarle a la langosta, si no buscamos el impacto de la fotografía que el cliente subía a sus redes sociales y se peleaban las langostas, todavía no anunciábamos y en menos de dos horas ya estaban apartadas y hasta la fecha tengo lista de espera”, dijo Ángel.

PESE A PANDEMIA, EL NEGOCIO MANTUVO SUS VENTAS

Por la difusión que sus clientes y amigos realizaron en redes sociales y tras el éxito que tuvieron, decidieron colocar una sucursal en el municipio de Boca del Río, por la zona de La Boticaria.

En ese lugar estuvieron durante un año, pero tomaron la decisión de cerrar por la baja venta de la pandemia.

No obstante, a los tres días abrieron otra sucursal, está vez en Lomas de Río Medio donde también se vieron en la necesidad de cerrar por falta de personal.

“La pandemia impactó muchísimo en la clientela, la forma de comprar, se incrementaron los gastos porque la mayoría de la gente venía a comprar al negocio y otros insumos que no teníamos contemplados como tapas, portavasos comenzaron a incrementar los gastos internos, pero nosotros mantuvimos el precio”.

Al ser un negocio de comida no suspendieron actividades, por lo que el impacto en las ventas fue poco. A diferencia de los otros locales que tuvieron que implementar el servicio a domicilio, Ángel e Iliana no vieron la necesidad de hacerlo, pues sus clientes llegaban hasta su local a comprar sus esquites para comerlos en su casa.

TODO COMENZÓ CON UN TRICICLO

Mientras Ángel es la mente creativa detrás de cada posteo en Facebook y crea los memes para los amantes de los esquites, su esposa Iliana hace las recetas y prepara los esquites para los clientes.

Hace 11 años comenzaron con la idea de poner su propio negocio para obtener ingresos extras, primero buscaron y probaron distintas recetas, pues querían hacer un esquite natural y que la gente le gustara.

Para el 2014 se decidieron a poner su primer puesto de esquites con un pequeño triciclo que servía como negocio ambulante, sin embargo, tuvieron que poner en pausa esa meta para trabajar en un ambiente distinto a las ventas.

“Por ahí del 2016 yo vi una receta en la televisión de esquites de camarón, le comenté a Lili y le enseñé el video en YouTube, no pasaron ni dos minutos cuando detuvo el vídeo y comentó: están haciendo un caldo de camarón y le van a agregar elote, eso no es un esquite de camarón, eso es un caldo de camarón con elote, ya me disté una idea, voy a hacer mi propia receta", contó Ángel.

Los primeros intentos de realizar el esquite de camarón iniciaron en su casa, como un antojo para la familia, al subir sus fotos en redes sociales sus amigos y conocidos fueron los primeros en pedirles que vendieran esos esquites.

“En total fueron cuatro veces las que Lili hizo ese esquite en casa y en esa última ocasión alguien lo probó y comentó ‘tienen que vender esto, va a ser un éxito, está buenísimo".

Para mediados del 2018 su esposa quería regresar a trabajar, pero logró convencerla de poner un puesto de esquites, por lo que decidieron comprar un triciclo, el punto de venta fue la calle Camarón esquina Tortuga en el fraccionamiento Geo Los Pinos 2.

En esa esquina comenzó una tradición que reúne a las familias del puerto de Veracruz, pues aseguran que son visitados por personas que habitan otras colonias y llegan exclusivamente a probar sus esquites.

Tras el éxito que tuvieron Los Esquites de Camarón, Ángel decidió dejar su trabajo, pues su esposa y una empleada no podía atender tantos clientes, además, rentaron un local junto a la esquina donde se colocaban.

En un día normal preparan 50 litros, mientras que los días festivos preparan hasta 90 litros de esquites, al igual que diario comprar tres kilos de camarones.

“Así empezamos Los Esquites de Camarón, en un triciclo rojo, con una olla que manteníamos caliente con un anafre hechizo, con una cubeta con carbón y una cartulina que decía lo que vendíamos, ahora tenemos nuestro local”.

ys

También puedes leer contenido acerca de...

Visitas: 675